SPRAY ACONDICIONADOR RIZOS

$246

DISEÑAMOS ESTE ACONDICIONADOR EN SPRAY PENSANDO EN AQUELLOS QUE DESEEN HACER COWASH

El co wash (del inglés conditioner washing) es un método de lavado que depende exclusivamente del acondicionador. Con la idea de prescindir de los sulfatos, parabenos, petrolatos o siliconas que podrían arrastrar los aceites naturales que produce el cuero cabelludo, se basa en una limpieza cosmética y mecánica.
Es un tipo lavado gentil muy extendido entre las personas que siguen el método Curly Girl, puesto que favorece unos rulos más hidratados y, por ende, mejor definidos. En muchos casos, se alterna con el método low poo, es decir, lavado con shampoo bajo en sulfatos. Pero lo cierto es que todos los patrones pueden adoptarlo.
El lavado co wash suele realizarse con dos acondicionadores distintos, aunque también podría usarse el mismo en la raíz para el lavado y luego en las puntas para acondicionar. Sí es importante decir que no todos los acondicionadores son aptos y que la frecuencia de lavado dependerá de factores como: tipo de pelo, porosidad, estilo de vida y en qué momento de la transición uno se encuentre.

Primer acondicionador
Para limpiar el cuero cabelludo, se recomienda optar por un acondicionador liviano, de consistencia líquida con ingredientes hidratantes como frutas, flores, hierbas y plantas. Con el pelo ya humedecido, se aplica una cantidad considerable de este acondicionador sobre la palma para distribuirlo por todo el cuero cabelludo. Solo en las raíces. Se puede ir agregando agua o, bien, rebajar previamente el acondicionador. Ahora, el rol del masaje capilar es fundamental. Al no depender de detergentes para la limpieza, el masaje es el encargado de arrastrar todo sebo, resto de producto o impureza a través de la fricción. De ahí que se trate de un método de lavado mecánico. Para eso, el masaje debe hacerse con las yemas de los dedos (¡no las uñas!) durante 2 o 3 minutos aproximadamente. Luego, es necesario enjuagar con abundante agua y ayudar con otro masaje. La temperatura del agua también importa: evitá el agua caliente porque reseca el pelo y es justamente lo contrario a lo que buscamos.

Segundo acondicionador
Este segundo paso es equivalente al del lavado convencional. El objetivo es acondicionar las hebras. Para ello, es conveniente elegir un acondicionador más espeso con ingredientes nutritivos como la palta o el aceite de Argán. Aunque esta elección también va a depender de tu porosidad. Si tenés porosidad baja, elegí un acondicionador hidratante en vez de nutritivo. El producto se aplica de medios a puntas (evitando la raíz) y luego se enjuaga.